“Uno de los muchos retos que tiene la banca de cara al futuro es la desintermediación financiera”

Más de 11.000 personas ampliaron sus conocimientos financieros gracias al programa Finanzas para Mortales
21 enero, 2019
La UC y PUCV, junto con SANFI, finalizan la primera edición del Máster en Banca y Mercados Financieros en Chile
28 enero, 2019

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen; el managing director de Madiobanca, Felipe de Grado y el director general de Family Office, Fernando Martínez asistieron al I Encuentro SANFI Alumni para dar su visión sobre cómo se encuentra la banca en la actualidad y cuáles son los retos a los que se enfrenta.

Nada tiene que ver la banca de hace 10 años con la realidad que vive hoy en día. Una población cada vez más educada en el uso de las nuevas tecnologías ha propiciado que las finanzas en general y la banca en particular asuman un nuevo concepto de su uso y utilidad. Además, la banca tiene que lidiar con nuevas formas de préstamos que están creando una nueva realidad de financiación en la que los bancos ya no son el único protagonista. Estos asuntos fueron tratados en la mesa redonda “Desafíos actuales de la banca y sus perspectivas de futuro, enmarcada en el I Encuentro Sanfi Alumni.

“La crisis ha abierto un espectro más amplio con novedosas fuentes de financiación, como ocurre con la economía colaborativa donde hay una gran desintermediación”, explicó Felipe de Grado. “La economía es cada vez más etérea y global. Trasciende del ámbito nacional y supone un problema a nivel fiscal y legal”, prosiguió. Asimismo, como profesional experto en finanzas, Felipe de Grado puso en antecedentes a los más de 150 espectadores presentes en el encuentro, en relación al rol que desempeñó la banca de inversión en la pasada crisis financiera de 2007. “Europa entró en el siglo XXI con una gran crisis y aún vemos sus coletazos. Fue una crisis profunda a nivel global por el papel que jugaron los bancos de inversión”, opinó.

Fernando Martínez, fue el encargado de aportar su visión del capital riesgo y su relación con la banca del futuro. “Uno de los muchos retos que tiene la banca de cara al futuro es el problema de la desintermediación financiera. Tradicionalmente una empresa que necesitaba financiación solamente tenía dos opciones. Iba al banco o se lo pedía a los socios. Sin embargo, hoy en día existen otras alternativas y una de ellas es el capital riesgo” apuntilló Martínez. Del mismo modo, indicó que el capital riesgo o capital privado reduce la dependencia de la financiación bancaria. “Esta financiación en forma de capital refuerza el balance de la empresa, su solvencia y la independencia bancaria”, argumentó.

Por otro lado, Fernando Martínez, recordó que la financiación bancaria siempre va a ser imprescindible, pero defendió que el capital privado aporta otras muchas cosas que no hace la financiación bancaria. “El capital privado aporta asesoramiento ante problemas concretos porque cuenta con asesores que fueron antiguos ejecutivos de empresas del sector, refuerza la credibilidad de la empresa frente a terceros y, además, el capital riesgo está comprometido con las empresas en las que interviene”.

Martínez prosiguió comentando que el volumen de capital privado en España es modesto en el contexto europeo y que está enfocado a pequeñas y medianas empresas. “En 2017, las inversiones del capital riesgo en España fueron 4.900 millones de euros y tiene 25.400 millones bajo gestión lo que supone en el tejido industrial unos 400.000 empleados. El 72% del dinero vino de fondos internacionales”.

Antes de que finalizara la mesa redonda, Jaime Echegoyen, en un ejercicio de clarificar que su empresa no es competidor directo de la banca y sí un aliado, habló sobre la posición de Sareb respecto a la banca de inversión y el capital riesgo. “Nosotros lo que vendemos va a caja y luego lo usamos para pagar los bonos. No necesitamos desarrollar nada nuevo porque no es nuestro propósito, nosotros existimos para resolver un problema que afecta a la banca y a la sociedad en general”, explicó Jaime.

Por último, Felipe de Grado auguró cómo va a lidiar la banca actual con empresas tecnológicas como Google o Apple. “La banca tiene que estar en la vanguardia de la tecnología y se tiene que aprovechar de las nuevas tecnologías como el blockchain”, concluyó.